Espacio Secundarios


Las cárceles son espacios muy naturalizados pero de los que poco se sabe. Nos enseñan que es normal y necesario que estas instituciones existan, acostumbrándonos así a convivir con ellas, justificando varias de las cosas que allí suceden. Aspiramos a revertir esta situación, y las escuelas son uno de los espacios donde encaramos esta tarea a través de encuentros de educación popular donde reflexionamos a partir del material que producimos junto a las personas que participan de los talleres en el interior de los penales. La voz de nuestrxs compañerxs privadxs de su libertad es nuestra principal herramienta en esta tarea de problematizar nuestros prejuicios sobre la gente que está presa y de criticar a la institución y a la sociedad que la encierra.

A su vez, creemos que el proceso educativo, en cualquiera de sus niveles, no puede darse de manera aislada de su entorno, rompiendo –por acción u omisión- las conexiones con la realidad en la cual este proceso se está llevando a cabo. Es por esto que también hacemos talleres en diferentes facultades, en los que buscamos abordar la problemática carcelaria en relación con los conocimientos de las personas que se están formando en diferentes carreras.

En la tarea de visibilizar la cárcel, problematizándola como institución resocializadora y discutiendo con quienes la presentan como una solución a la inseguridad, también tratamos de realizar talleres en jornadas y encuentros sobre educación. Apostamos a la educación popular como modo de incentivar debates y la reflexión crítica, aspirando a generar ideas, voluntades y acciones que permitan desnaturalizar y desacostumbrarnos a la existencia de las cárceles.